Por Qué las Remesas Son Importantes

By marzo 7, 2022 agosto 9th, 2022 uLink Blog Spanish

Durante el inicio de la pandemia del COVID-19, la economía mundial se veía en peligro. 

A medida que las acciones caían y la confianza del consumidor disminuía, los analistas financieros proyectaban que las remesas globales se desplomarían casi un 20 por ciento con respecto al año anterior

Afortunadamente, los expertos estaban equivocados. Muy equivocados. 

A pesar de los contratiempos económicos inducidos por la pandemia, las personas de todo el mundo continuaron enviando dinero a sus seres queridos. De hecho, aunque las remesas sí se vieron afectadas por el COVID-19, apenas se notó el impacto. 

En 2020, las personas enviaron más de $540 billones en apoyo financiero a sus familiares y amigos, solo un 1.6 por ciento por debajo de la cantidad enviada en 2019. 

La pandemia podría haberlo cambiado todo, pero afortunadamente no logró evitar que las familias y los amigos se siguieran apoyando. 

Esta notable hazaña se vio reforzada por el hecho de que la inversión extranjera directa (IED) (dinero de caridad enviado por los gobiernos) cayó un 30 por ciento durante el mismo período de tiempo.

Como resultado, el valor de las remesas cubrió fácilmente el valor de la ayuda gubernamental en 2020. Desde entonces, este desarrollo inesperado ha motivado a los trabajadores de políticas a priorizar el amplio alcance de las remesas.

Según Michael Rutkowski, Director Mundial de Protección Social y Empleo del Banco Mundial

Facilitar el flujo de remesas para proporcionar alivio a los presupuestos familiares debería ser un componente clave de las políticas gubernamentales para apoyar la recuperación mundial después de la pandemia”.

El mensaje es claro: cada vez que envías dinero a casa, contribuyes a la estructura global de la seguridad financiera. 

Aquí te presentamos por qué las remesas son vitales:  

El Sustento Financiero de las Remesas 

Más de un billón de personas participan en la economía de las remesas. Eso es más de tres veces la población de los Estados Unidos. 

Según el Banco Mundial, más de 200 millones de personas envían dinero a más de 800 millones de personas en todo el mundo.

Si bien los números son asombrosos, pero sus implicaciones son mucho más prácticas. 

De hecho, los estudios muestran que la gran mayoría de las remesas, aproximadamente el 75 por ciento, se utiliza para alimentar a las familias y ayudar a comprar alimento. 

Después de todo, estas remesas son más que un regalo financiero ocasional. A menudo representan una fuente primaria de ingresos para muchas familias. 

Según Gilbert F. Houngbo, Presidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA),

Las pequeñas cantidades de $200 o $300 que cada migrante envía a casa representan alrededor del 60 por ciento de los ingresos del hogar de la familia. Esto hace una enorme diferencia en sus vidas y en las comunidades en las que viven“.

Si bien ayudan a poner alimentos sobre la mesa, pero las remesas también son fundamentales para proporcionar acceso a la atención médica, para construir condiciones de vida más sanitarias e incluso para promover oportunidades educativas para los niños. 

Desde una perspectiva internacional, la Asamblea General de las Naciones Unidas ha sido muy clara sobre el potencial de las remesas para el desarrollo mundial. 

De hecho, cuando las Naciones Unidas presentaron sus diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), destacaron siete categorías que las remesas pueden apoyar directamente

Estos objetivos esenciales incluyen:

  • La reducción de la pobreza (ODS 1)
  • La eliminación del hambre (ODS 2)
  • El apoyo a una mejor salud y bienestar (ODS 3)
  • El aumento de la educación de calidad (ODS 4)
  • La promoción del agua potable y el saneamiento (ODS 6)
  • La facilitación de las oportunidades económicas y el crecimiento (ODS 8)
  • La reducción de las desigualdades (ODS 10)

Desde una perspectiva puramente financiera, las remesas comprenden más del 5 por ciento del producto interno bruto (PIB) en 54 países. De hecho, en naciones como Nepal y Honduras, las remesas representan más del 25 por ciento del PIB. 

Las remesas son un poderoso motor en la economía global, y los estudios sugieren que el mercado global de remesas solo continuará creciendo. 

En 2021, las remesas aumentaron a casi 590.000 millones de dólares, un 5,5 por ciento más que en 2019. Casi todos los rincones del mundo experimentaron esta tendencia positiva, desde el Este, Sur y Centro de Asia, hasta América Latina y el Medio Oriente.

Muchos países obtuvieron recursos financieros, pero México experimentó aumentos especialmente pronunciados en el flujo de efectivo. Por ejemplo, las remesas a México en noviembre de 2021 fueron casi un 38 por ciento más altas que el año anterior. 

Estas tendencias esperanzadoras continúan afirmando la expectativa de las Naciones Unidas de que se enviarán más de 8,5 billones de dólares en remesas entre 2015 y 2030. 

Comenzando

Las remesas son realmente un sustento para innumerables personas en todo el mundo. 

Y si bien estos estudios y estadísticas que citan “millones y billones” pueden ser impresionantes, pero todos comparten una verdad fundamental: la economía de las remesas se construye un pago a la vez. 

Es por eso que el proceso de envío de dinero debe ser lo más conveniente, accesible y fácil posible. Después de todo, no es casualidad que las remesas hayan aumentado a medida que nuestra economía digital se ha expandido. 

De hecho, las remesas móviles aumentaron más del 65 por ciento solo en 2020. 

Es por eso que uLink hace que enviar dinero al extranjero sea más fácil que nunca. Ya sea que uses una computadora, una tableta o un teléfono inteligente, puedes enviar amor a casa con solo unos pocos clics.

¡Haz clic a continuación para comenzar!

Envíar Dinero