Elige la Universidad Adecuada para tu Familia

By enero 16, 2022 enero 18th, 2022 uLink Blog, uLink Blog Spanish

Elegir la universidad adecuada puede parecer un desafío imposible. 

Después de todo, hay más de 4,000 colegios y universidades  en los Estados Unidos. Están las grandes escuelas estatales, las pequeñas universidades de artes liberales, las universidades de la Ivy League, entre otras.  

Luego, está la presión social de elegir una universidad “genial”. Ya sabes de cuáles hablamos, las que tienen un Starbucks en el campus, equipos deportivos D-1 dominantes y visitas frecuentes de profesores famosos.

Cuando se trata de elegir una universidad, hay mucho ruido que los estudiantes (y sus familias) deben ignorar.

Pero, ¿en qué deberías centrarte? ¿Y cómo puedes asegurarte de obtener el mayor rendimiento sobre tu inversión de cuatro años?

Sigue leyendo para obtener nuestra guía rápida de cinco pasos para elegir la universidad correcta. 

PASO 1: Crea tu Lista de Universidades Favoritas

Date permiso para soñar.

A medida que construyes tu lista de universidades favoritas, ignora todas las preguntas y dudas que tu cerebro racional pueda estar planteando.

No te preocupes por el “precio” de las universidades, y si se trata de una escuela prestigiosa, tampoco dejes que sus tasas de admisión terriblemente bajas arruinen tu inspiración.  

Simplemente escribe todas las escuelas que te interesen.

Si te gusta la ubicación, escríbela. Si te encanta el campus, agrégala a la lista. Si ni siquiera sabes por qué te gusta la escuela, pero aún permanece incrustada en tu mente, mantenla en la conversación.

Tu lista de preseleccionados es tu punto de partida. Es el lienzo en blanco desde el cual inicia tu viaje a la educación superior. 

No te preocupes, en poco tiempo el número de universidades de tu lista irá disminuyendo. 

PASO 2: Cubre tus Bases Financieras

Ahora, es el momento de ser un poco más práctico. 

La universidad no es una inversión cualquiera. Es una de las mayores inversiones en tu vida. 

Desafortunadamente, la “crisis de préstamos estudiantiles” que asedia a Estados Unidos ha dejado a más de 44 millones de graduados con un total de $ 1.7 billones en deuda.

Esa cifra es una pesadilla financiera. 

Demasiados estudiantes (y padres) han pedido prestado más de lo que podían pagar, y como resultado, han estado cargando con una deuda durante décadas. 

Peor aún, muchos estudiantes entrantes están descuidando llenar la Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes (FAFSA), que ayuda a que la inversión universitaria sea soportable. 

Pero aquí están las buenas noticias: ser consciente de la crisis de los préstamos estudiantiles es la mitad de la batalla. Con una conciencia tan avanzada, puedes elaborar estrategias para evitar unirte a estadísticas tan desalentadoras.

Con ese fin, haz un esfuerzo para construir un presupuesto.

Tienes que saber con cuánto te sientes cómodo para pagar y cuánto puedes pedir prestado.  

Un presupuesto tangible es una defensa importante contra la emoción del proceso universitario. Con demasiada frecuencia, los estudiantes emocionados y los padres ansiosos por complacer se comprometen a inversiones universitarias mucho más allá de sus posibilidades.

Finalmente, deberás conocer tu Contribución Familiar Esperada (EFC, por sus siglas en inglés), el número que cada universidad usa para determinar cuánta ayuda financiera recibiría tu familia si asistieras a su escuela. 

Puedes calcular rápidamente tu EFC aquí.

PASO 3: Prioriza tu Campo de Estudio

“¿Qué es tan convincente o ventajoso acerca de esta escuela en particular?” 

Esta es una pregunta que te animamos a hacer sobre cada escuela en tu lista de finalistas. 

Si te resulta difícil responder a la pregunta, elimina la escuela de la lista. 

O, si te sientes atrapado en la evaluación de ciertos colegios o universidades, haz esta pregunta: “¿Qué es realmente único acerca de los académicos de esta escuela?” 

En otras palabras, usa tu especialidad prevista, tu “campo de estudio”, para ayudar a reducir tu lista de finalistas. 

A pesar de la vida social, el atletismo y, sí, la libertad que proporciona la universidad es de vital importancia recordar que la universidad es principalmente una oportunidad para aprender.

Es la última oportunidad de aprendizaje enfocado antes de unirte al mundo laboral. 

Con ese fin, usa tu campo de estudio previsto para identificar las mejores facultades y profesores que puedes encontrar. 

Como dijo una vez Benjamin Franklin:“Una inversión en educación paga los mejores dividendos”. 

La universidad es cara sin importar cómo la curses, así que asegúrate de estar pagando por algo realmente especial. 

PASO 4: Conoce los Resultados

Una cosa es ver los materiales de marketing de una escuela. Al igual que un comercial de televisión finamente editado, son elegantes y muy atractivos. 

Pero hay una manera aún mejor de evaluar el valor a largo plazo de un colegio o universidad: evaluar sus resultados.

Comprende lo que los estudiantes ganan cinco o diez años después de graduarse. Busca historias de éxito sobre graduados que compartan tus intereses, habilidades o especialización.  

Usa las clasificaciones anuales de Forbes para ver cómo se acumulan las escuelas, tanto en términos de deuda promedio al graduarse como del salario medio de diez años.

Compara las tendencias e investiga sobre los graduados sobresalientes. Después de todo, cualquiera que sea la escuela que elijas, eventualmente serás parte de sus exalumnos.

Asegúrate de estar orgulloso de unirte a ese grupo. 

PASO 5: Reduce la Brecha de Financiación

Cuando te decidas por tus mejores escuelas, tendrás una idea mucho más precisa de cuánto podrás invertir en tu educación. 

También sabrás que el precio de una universidad no es lo que la mayoría de la gente paga. En 2021, por ejemplo, el descuento promedio de matrícula para estudiantes universitarios por primera vez fue de casi el 54%.

Si bien esa es una gran noticia para las familias que van a la universidad, pero destaca la importancia de conocer el costo neto total de asistir a cada escuela en tu lista de universidades preseleccionadas. 

Aun así, si descubres que tienes una “brecha de financiamiento”, es decir, un déficit financiero que te impide llegar a fin de mes, hay algunas estrategias a considerar.

Por un lado, asegúrate de agotar todas las becas disponibles. Los agregadores de sitios web como Unigo  optimizan más de 3.6 millones de becas por un valor de $ 23 mil millones, para que puedas solicitar ayuda. 

Además, asegúrate de explorar las opciones federales de estudio de trabajo, que permiten a los estudiantes ganar dinero mientras están completamente inscritos en la escuela. 

Estudios recientes encontraron que los pagos de trabajo y estudio promediaron $ 1,847.

Al trabajar a tiempo parcial, y en un horario que no interfiere con la escuela, los estudiantes pueden contribuir con $1,847 por año para su matrícula. En el transcurso de su título de cuatro años, eso ayudaría a reducir su deuda total de préstamos estudiantiles en casi $7,500.

Si el trabajo y el estudio suenan atractivos, asegúrate de preguntar a los departamentos de admisiones universitarias sobre las posibles oportunidades de empleo en el campus. 

Comienza

Si bien la universidad puede ser una inversión bastante fuerte, pero es la mejor inversión que puedes hacer para tus hijos. 

Comienza el proceso de planificación lo antes posible y, si es posible, asegúrate de pedir el consejo de un asesor financiero que pueda ayudarte a reducir el costo de tu inversión total. 

En uLink, nos dedicamos a promover tu salud financiera, ya sea que apoyes a tu familia en casa o en el extranjero. 

Con excelentes tipos de cambio y tarifas que comienzan desde $0, puedes enviar más dinero a casa que nunca. 

A kilómetros de casa, a solo unos minutos de distancia con uLink.

Enviar Dinero Ahora

 

Copy link